miércoles, 5 de diciembre de 2012

EL PARTIDO COMUNISTA CHINO SUEÑA CON UN MUNDO QUE COMERCIA EN YUANES, PERO TIENE QUE EMPEZAR LIMPIANDO SU PROPIA CASA

SE ACERCA LA ERA DEL YUAN


Escribe PEPE ESCOBAR (*) Fuente Al-Jazeera – “Asia Times” Traducido del inglés para “Rebelión” por Germán Leyens – Martes 5 de diciembre 2012

(*)PEPE ESCOBAR - Es un reconocido escritor, periodista y un documentado analista geopolítico   Corresponsal itinerante de Asia Times y analista político para the Real News. Ha cubierto el conflicto en Libia entre muchos otros. Autor de Globalistan: How the Globalized World is Dissolving into Liquid War (Nimble Books, 2007) y Red Zone Blues: a snapshot of Baghdad during the surge. Su último libro es Obama does Globalistan (Nimble Books)
  
Todos conocemos los nombres de la nueva generación, de Xi Jinping, ahora secretario general del Partido Comunista Chino (PCCH) antes de ser consagrado como presidente el próximo año, al vice-premier Li Keqiang. ¿Pero qué importa el nombre? No gran cosa, porque ahora en China todo tiene que ver con el ataque estructural; cómo retocar el modelo de crecimiento económico precipitado combinado con estancamiento político mientras al mismo tiempo se combate la corrupción. Xi ya ha hecho una advertencia al Politburó: “Si la corrupción aumenta en seriedad, arruinará inevitablemente el Partido y el Estado”. Bueno, ya es tan seria que el propio Xi no puede dormir ante la posibilidad muy real de una Primavera Árabe en mandarín, aunque una China en rápido desarrollo no es exactamente un Egipto económicamente subdesarrollado. Pero la autocracia y la corrupción siguen dominando la escena. La cultura china es una cuestión de números. Las tres principales fuentes de noches de insomnio para la mayoría de los chinos son la inflación, la corrupción y la desigualdad.

No hay comentarios: